NOTA

La autora permite la difusión de los artículos publicados en este blog por parte de otros medios digitales siempre que se respeten dos condiciones: 1) Poner al principio el título del artículo y su autoría; 2) Realizar una entradilla y tras ella añadir una indicación tipo “seguir leyendo” en el que exista un link que lleve al lector o lectora al artículo original del blog . No se autoriza, por tanto la reproducción total ni parcial de los artículos si no es por este sistema.

26 de marzo de 2016

El profesional de referencia desde la Atención Centrada en la Persona. Por Teresa Martínez







   La figura del profesional de referencia es una metodología de trabajo que se viene aplicando en los servicios gerontológicos, sobre todo en los centros donde participan en el cuidado diversos  profesionales, con el propósito de personalizar la atención y lograr una mejor coordinación entre éstos. Es una figura que aunque ya se exige en nuestro país en distintas normativas autonómicas, su conceptualización todavía es escasa y su aplicación bastante diversa.


   Desde la ACP el profesional de referencia en un centro es quien vela por hacer efectivo un apoyo personalizado  desde un acompañamiento continuado en el día a día. Para ello, ciertos cometidos cobran una especial relevancia, como el buen conocimiento de la persona y  su puesta en valor (reconocimiento), la generación de un vínculo de confianza, el acompañamiento en el plan de atención (proveyendo de los apoyos necesarios y velando por su adecuado desarrollo) y la coordinación con el resto de profesionales. 





Ejemplo tomado de: Cuadernos prácticos ACP nº 5, El profesional de referencia en centros (Martínez et al., 2014)

  
    Sin embargo, los cometidos que vienen desarrollando los y las profesionales de referencia no siempre  responden a los que desde la ACP se proponen para esta figura. Así lo pone de relieve el estudio de la Universidad de Oviedo sobre la ACP en residencias y centros de día españoles  (Martínez, 2016). Los datos referidos a residencias indican que a pesar del habitual uso de esta metodología (el 71% de las residencias encuestadas afirman utilizarla), sus cometidos más frecuentes tienen que ver con tareas asistenciales concretas (por ejemplo, cortar las uñas, limpieza de sillas de ruedas, etc.), mientras que otros como la comunicación con familias, la generación de un vínculo de confianza con la persona usuaria o la participación en reuniones del plan personalizado de atención tienen un menor desarrollo sin poder considerarse consolidados. 

     Una pregunta que con frecuencia surge en el ámbito aplicado es qué categoría profesional es la más adecuada. Dado que la figura del profesional de referencia se basa en una relación de confianza, la afinidad y empatía entre personas parecen ser, a priori, más importantes que el tipo de categoría laboral.

     En los centros residenciales, lugares donde se vive y se reciben cuidados a lo largo de todo el día, es lógico pensar que estos cometidos pueden desarrollarlos mejor los profesionales que pasan más tiempo al cuidado de las personas. De hecho, el estudio referido anteriormente destaca que en el 82% de las residencias que utilizan la metodología del profesional de referencia son las/os auxiliares de enfermería o gerocultores/as quienes asumen estos cometidos. Esta opción presenta ciertas ventajas además de la de la cercanía, como lograr una mayor implicación de estos profesionales en la búsqueda de una atención personalizada, posibilitar más autonomía y responsabilidad en el trabajo cotidiano o favorecer el vínculo afectivo con las personas. Los gerocultores/as en la ACP son una pieza clave y esta metodología facilita el necesario cambio de rol y de posición de este grupo profesional en el equipo y en la organización. Todo ello debe ir acompañado de formación, motivación, tiempo/ratios suficientes y sistemas de trabajo/comunicación/apoyo con el resto de profesionales.



       La reflexión procedente de los profesionales de centros de día apunta a que la asunción de estos cometidos entre los diferentes componentes de los equipos es también una opción válida, debido a su similar implicación en la atención y terapias. En el contexto de cuidados de ayuda en el domicilio donde la coordinación de servicios (sociales, salud, etc.) cobra un especial peso en la atención, profesionales gestores de casos procedentes de servicios sociales de base o de los niveles de  atención primaria de salud pueden ser las alternativas más indicadas. En este sentido, cabría subrayar que la misión del servicio es un elemento que se torna sustancial en la aplicación de componentes, intervenciones y elementos metodológicos  de los modelos afines a la ACP.

En otros países que vienen liderando cambios en los servicios para personas en situación de dependencia, avanzando hacia la ACP, se insiste en la importancia de contar con profesionales vinculados a la atención continuada que conozcan bien a las personas, que puedan y sepan relacionarse desde la cercanía estableciendo relaciones de confianza y vínculos afectivos. En el ámbito residencial de personas mayores, se apuesta por un mayor protagonisimo y un nuevo rol de los gerocultores/as, quienes  cuidan desde sistemas de asignación estable (sin rotaciones) a las mismas personas y desarrollan actividades diversas de apoyo en  la vida cotidiana. Características de esta figura profesional como una mayor autonomía en la atención del día a día, la polivalencia, la flexibilidad y la proactividad cobran una especial relevancia. 

 
Desde el modelo residencial norteamericano Green House (afín a la ACP y alternativo al modelo residencial tradicional e institucional) se optó por la creación de una nueva figura del cuidador profesional, que denominaron Shahbaz (palabra persa que significa halcón del rey). Los shahbazim (en plural) proporcionan una atención integral desde la polivalencia y la flexibilidad (realizan cuidados personales pero también otras actividades relacionadas con la preparación de comidas, lavandería, etc.) y cuentan con una esmerada formación en los principios del modelo. Se buscó este nuevo nombre precisamente para romper con los roles rígidos de la atención tradicional residencial donde los gerocultores/as desempeñan funciones muy limitadas a tareas asistenciales/sanitarias, habitualmente pautadas jerárquicamente. Esta denominación quiere, además, subrayar la actitud de estos profesionales como acompañantes atentos, cercanos y al servicio de las personas a quienes apoyan. En otros países se aplican sistemas como el de coordinador de casos o el del ángel de la guarda (Guardian Angel cuyo su sentido y cometidos son equivalentes al gerocultor/a de referencia en centros residenciales vinculados a los profesionales de atención directa continuada.


   Todavía hay muchas cuestiones pendientes a las que hemos de dar respuesta desde nuestra realidad cultural y en nuestros servicios. La figura del profesional de referencia en centros es una metodología que no ha sido aún suficientemente evaluada, siendo imprescindible llevar a cabo estudios que analicen las condiciones que explican y favorecen su aplicación en los distintos contextos de atención. Un asunto que cobra una especial relevancia es la necesaria formación de los gerocultores/as para asumir adecuadamente este nuevo rol de apoyo a las personas, de modo que los cometidos se ejerzan desde una mayor autonomía profesional pero sin perder de vista el objetivo de la permanente búsqueda del empoderamiento y el bienestar de las personas mayores, en coordinación y con el apoyo del resto de profesionales.


No hay comentarios: